De almas gemelas, unidades cosmicas y otros mitos urbanos

Hace un poco más de un mes falleció el amigo de una amiga muy cercana en circunstancias bastante lamentables. Su muerte causo un hondo pesar en mi amiga, la cual me contó era una persona muy especial para ella, llegando a sostener incluso, que estaba segura de que esta persona fue su alma gemela en cuanto a amistad; y su perdida le causo una gran soledad y tristeza.
Y me quede pensando en eso de las almas gemelas, la media naranja, el par perfecto o como gusten ustedes llamarle, y me pregunte si en verdad es tan cierto eso de las “almas gemelas”, que para mi vendría siendo algo así como el amor a primera vista. En mi caso personal, les contare (y algunos quizás sepan) que cuando me volví a casar de nueva vuelta, otra amiga a la que aprecio mucho me dijo un día que a ella le parecía que mi hubby era mi “unidad cósmica”, ósea otra manera elegante de designar al alma gemela, y que quizás ya de años atrás estábamos predestinados para estar juntos. Yo no se si esto sea así de contundente, ya que si reconozco que mi sentir era no volverme nunca jamás a casar, porque con una mala experiencia que me costo mas de 10 años de mi vida, volverme a atar a los deseos de otro desconocido era lo ultimo que pasaba por mi mente. Sin embargo los caminos del Señor son misteriosos, y heme aquí de nuevo en pareja y siendo muy feliz, lo cual no por ello quiera significar que encontré a mi alma gemela. Me gusta mas bien pensar que tuve la suerte y la bendición de toparme con la persona adecuada que no me vino a hacer feliz, ya que feliz lo era antes, sino a complementar mi persona y mis aspiraciones, y yo las de el y así juntos darnos cuenta que podíamos hacerla.
El alma gemela la verdad, es un termino que para mi gusto implica demasiada responsabilidad, y puedo comprender perfectamente a los hermanitos gemelos que después de años de ser vestidos de igual manera, llega un momento que se independizan y toman su propia personalidad, mas no por eso, se desconocen o separan definitivamente, ya que mas bien, su unidad gemela queda tácitamente aceptada por ambos, y no por ello deban estar mostrándoselas a todo mundo. Saben perfectamente que nacieron gemelos, y así morirán, pero también aceptan que no por eso piensan, hablan y actúan de idéntica manera, ya que se conocen perfectamente, saben de que pata cojea tanto uno como el otro, y por lo tanto se comprenden y entienden a veces sin necesidad de palabras.
Eso ya entonces suena para mí, como una mucha mejor y más sana definición de alma gemela: No somos idénticos (gracias a Dios), pero sabemos que estamos aquí juntos, nos identificamos, sabemos nuestros defectos, los toleramos y perdonamos, y en base a ellos podemos crecer y desarrollarnos de tal manera que, aunque quizás tengamos mentalidades similares, somos entes independientes, y nos podemos mover con la libertad que nos da nuestro amor y sin tenernos castrados ni vigilados mutuamente. Tú eres libre y por lo tanto lo soy yo también, y lo que hagas será tu responsabilidad, sabiendo de antemano que ni estas obligado conmigo, ni yo contigo estamos juntos porque así lo decidimos y no para darle gusto a nadie.
Ya de por si el amor es cosa complicada, y andarnos con cosas raras que nos lo hagan mas difícil, como que francamente ya no es posible. Actualmente se piensa que el amor es cosa del pasado, y que lo mejor es vivir la vida sin necesidad de el; yo no estoy de acuerdo, creo que aunque suene cursi o ñoño, vivir amándose de manera inteligente es aun lo mejor que existe. Puede uno dejar de lado muchas cosas en la vida pero de las muy pocas que se quisieran conservar seria esa, el amor sincero, desinteresado, abundante, generoso y sin condiciones. Y ahora que en esta época en que muchos nos sentimos tocados por el ambiente navideño, que mejor momento que ponerlo en práctica con aquellos que nos rodean. Amar al prójimo es un mandato que cuesta y mucho, pero si al menos empezamos por amarnos y aceptarnos a nosotros mismos, es casi seguro que de alguna rara e increíble manera se puede llegar a ver con ojos, sino de amor al menos de tolerancia, aun a la vecina insoportable de enfrente.
Las almas gemelas puede que sean solo un mito urbano, pero lo que si es una realidad es que amar y ser amado, sea por tu pareja, un amigo o incluso por tu perro, es sin duda alguna de las pocas cosas que ni el dinero, ni Master Card podrán nunca llegar a comprar, así que déjale ya de poner peros, y acuérdate que este año el frío va a estar de a peso, y que mejor que terminarlo y recibir el que viene abrazados fuertes de quien mejor te convenga. Pásala bonito y con un ponche bien calientito, y ya sabes que así como usualmente repito y digo… See ya!
  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

2 Response to "De almas gemelas, unidades cosmicas y otros mitos urbanos"

  1. Pequeña capitalista says:
    9 de diciembre de 2009, 7:01

    El problema de las almas gemelas es que esperamos que el otro sea nuestra alma gemela y nunca buscamos nosotros como serlo... creo

  2. Martha Ale Silva says:
    9 de diciembre de 2009, 13:26

    Exacto. Y la pregunta de los 64,000 ¿Como pretender amar a alguien mas si nosotros mismos no buscamos nuestro propio bien? La verdad, nos queremos a veces tan poquito que sentimos que solo estaremos completos hasta que alguien nos ame y sepa TODO de nosotros. Craso error. Primero busquemos en nuestro interior la paz, la armonia y el amor propio y ya lo demas sera solo lo que nos corresponde por "derecho de piso". Nacemos para amar con libertad no para reflejarnos o vivir atados por el cordon umbilical a otro. Gracias por el coment!